Danza Movemento Terapia: menores 

La Danza Movimiento Terapia (DMT) es una terapia creativa que persigue la integración psico-física (corpo–mente) a través del movimiento propio de cada persona, partiendo de la idea de que el movimiento es un aspecto básico para nuestro desarrollo emocional y social. Parte de la premisa de que “todo movimiento corporal puede llevar al mismo tiempo, a cambios en la psique, promoviendo la salud y el crecimiento personal” (ADMTE). 

Se caracteriza por utilizar las expresiones no verbales y por el uso que hace de la danza y el movimiento, para  ayudar a alcanzar el bienestar emocional o psicológico y también socio-educativo, ya que en las sesiones combino la DMT y la Educación Social, para diseñar proyectos y llevar a cabo las intervenciones, promoviendo una integración emocional, cognitiva, física y social, a través de un proceso de crecimiento personal.

Beneficios de la Danza Movimiento Terapia

en la infancia

Esta terapia creativa expone la idea de que nuestro cuerpo es una gran fuente de memoria, y las posturas características de cada persona, sus movimientos,  su manera  de  ocupar  el espacio, etc., nos hablan de tensiones, emociones, personalidad, relaciones e historias. Por lo tanto, en las sesiones de DMT trabajamos a través del lenguaje del cuerpo, el movimiento y la emoción, mediante variadas técnicas creativas de movimiento, improvisación, respiración o relajación, y dinámicas individuales, en pareja o grupo, acompañadas de múltiples materiales (música, telas, pelotas, instrumentos, pintura...), que nos ayudarán a dejarnos llevar, explorarnos, conocernos y mostrarnos progresivamente, conectando con nuestro interior y expresando nuestras emociones, promoviendo una mejora en nuestra calidad de vida.

La investigación sobre la comunicación no verbal, la psicología del desarrollo y los diferentes sistemas de análisis del movimiento, en este caso unidas a la Educación Social, permiten comprender a las/os usuarias/os, a identificar patrones y a establecer una intervención personalizada y adecuada a sus necesidades.

Por un lado, la DMT se establece como medio de Prevención y de Crecimiento Personal para todas aquellas personas interesadas en trabajar a través de la integración cuerpo-mente; por otro lado, ofrece un proceso terapéutico complementario adaptado a las características de cada caso.

ADMTE (Asociación Española de Danza Movimiento Terapia) www.danzamovimientoterapia.com

EADMT (European Association Dance Movement Therapy) www.eadmt.com

Danza Movimiento terapia en la infancia
Danza Movimiento terapia en la adolescencia

La Danza Movimiento Terapia (DMT) puede acompañar a los/as adolescentes durante su proceso de desarrollo personal y social en esta etapa de cambios físicos, sociales y psicológicos, ofreciéndoles un espacio seguro y de confianza, donde mostrarse y crecer. En una etapa en la que aparecen sentimientos encontrados, inseguridades, dudas... en un proceso de autoconocimiento y refuerzo de la autoestima, esta terapia creativa constituye una estrategia complementaria de intervención socio-educativa.

La DMT está basada en la acción y en su mayor parte se trabaja a través de la comunicación no verbal, lo que puede ayudar a la gente joven a mostrarse y transmitir más fácilmente, presentando al cuerpo como fuente de memoria y como canal de expresión de emociones, frustraciones, capacidades, recuerdos, dificultades y necesidades. Incluye el intercambio verbal, pero no depende de un lenguaje sofisticado, que la distancie de estos destinatarios/as. El método pretende involucrar a los/as adolescentes en una experiencia creativa con la que construir relaciones y desarrollar una definición de sí mismos/as, proporcionándoles un espacio en el que puedan sentir confianza para explorar  su cuerpo, su personalidad y sus gustos, capacidades y necesidades, constituyéndose la DMT como apoyo en la formación de la identidad. Conectando cuerpo y mente, trabajando la aceptación de uno/a mismo/a, esta intervención puede ser relevante tanto en las gestión de las cuestiones relacionadas con el cuerpo, como la imagen corporal, la consciencia de los cambios físicos y psicológicos en la transición a la madurez o la consciencia y control corporal; como para reforzar las habilidades sociales, emocionales y de comunicación.

 Además, teniendo en cuenta que los/as adolescentes se encuentran en una etapa en la que el ámbito social adquiere un primer plano, la búsqueda de aceptación y la importancia del colectivo se convierten en unos de los objetivos principales, y esta terapia creativa estimula la motivación al implicar a cada miembro del grupo en un mismo nivel, trabajando la autoestima, la confianza y el respeto, promoviendo y facilitando la integración. Ninguno tiene que ser el protagonista durante demasiado tiempo pero a la vez todos reciben atención. Todas las acciones propuestas son valiosas y la no competitividad lleva a la igualdad de condiciones dentro de este espacio, en el que los/as adolescentes pueden experimentar y adoptar el rol en el que se sientan cómodos/as, seguros/as y respetados/as, al mismo tiempo que necesariamente deben aceptar la diferencia y respetar la personalidad de las demás personas participantes, en el caso de ser una intervención grupal.

La Danza Movimiento Terapia acompaña a los/as niños/as  durante o su proceso de desarrollo en general, así como en posibles experiencias traumáticas o difíciles, actuando como un catalizador y un canal a través del cual explorar su interior, expresar sus sentimientos y avanzar en su proceso vital. En las sesiones se utiliza la danza, el movimiento, la música, la pintura, la imagen, la palabra, la observación, la interacción, la imaginación y el juego, para establecer una intervención terapéutica y una programación socio-educativa para los/as pequeños/as.

El uso de la expresión no verbal, el juego simbólico y materiales que llaman la atención de los/as niños/as, facilitan una vía complementaria de aprendizaje y crecimiento tanto a nivel individual, como grupal. El cuerpo adquiere protagonismo frente a la palabra, permitiéndoles mostrarse expresar sus necesidades y emociones contenidas, compartir su esencia, experimentar nuevas maneras de ser y dejar volar su imaginación. Las sesiones y objetivos se adaptan a las diversas etapas, necesidades y características de los/as niños/as, desde los tres años, momento en el que el juego y la imaginación tienen mucha presencia, hasta los 12 años, cuando el ámbito social comienza a adquirir más importancia.

En las sesiones de DMT, adquirirán nuevas habilidades socio-emocionales y de comunicación, favoreciendo la confianza y seguridad, la autoestima y el autoconocimiento, la atención y concentración, identificando y gestionando emociones, etc. Se trata de explorar y experimentar, de aprender a tomar decisiones, a relajarse y respirar, a conocerse y gustarse a sí mismos/as, reforzando y descubriendo capacidades, en un proceso educativo y de crecimiento socio-emocional.

facebook xanzá
Xanzá Movemento eco-creativo
Teléfono de contacto: 698 19 28 29