• Laura Martínez Rey

Re-conéctate: una técnica de consciencia y relajación en casa

Introduce en tu día a día sencillas pautas para el bienestar. Con 15-20 minutos es suficiente para RE-conectarte y RE-Moverte.

Dedicar un pequeño momento del día para ti puede ayudarte a reducir tensión y a comenzar a integrar cuerpo y mente. Puedes descubrir algunos de los beneficios que puede aportarte esta integración psico-física en este artículo: “10 beneficios de conectar cuerpo y mente”.


Esta sencilla pauta puedes hacerla de manera individual o compartirla con tu pareja, familia o amigos/as. Siempre es más sencillo concentrarse y realizar estos ejercicios con una guía dentro de una sesión; por ejemplo, yo realizo este tipo de prácticas en mis talleres de Danza Movimiento Terapia; pero con práctica y la ayuda de una música relajante, poco a poco aumentará tu capacidad para concentrarte y disfrutar de los beneficios de esta técnica en tu día a día.

Busca un espacio cómodo y acogedor, con una buena temperatura ambiente. Lo ideal es hacer la dinámica tumbada/o sobre una superficie cómoda, pero también puedes realizarla sentada/o si lo prefieres. Recuerda que a medida que nos centremos en los ejercicios, el ritmo lento de la respiración, la relajación y la quietud, harán que baje nuestra temperatura corporal, por lo que puedes utilizar una manta o simplemente estar más abrigada/o.

Dedicar un pequeño momento del día para ti puede ayudarte a reducir tensión y a comenzar a integrar cuerpo y mente.


¿Preparada para comenzar?



1. Comienza cogiendo aire por la nariz y soltando por la boca. Si no te resulta posible respirar así, hazlo a tu manera, ya que lo más importante es sentirte cómoda/o. Poco a poco, baja el ritmo haciendo las respiraciones más largas, cogiendo aire lentamente y de manera más profunda, y soltándolo despacio.


2. Cuando tu respiración sea más lenta y profunda, comienza a sentir como pesa tu cuerpo, aprovechando el momento en el que sueltas el aire para dejar peso en el suelo. Haz un “escaneo mental” de tu cuerpo, desde la cabeza hasta los pies, sintiendo como se relaja y pesa cada parte.

3. Concentrada/o en tu respiración, te propongo una dinámica similar a la Relajación Progresiva de Jacobson. En este caso, cuando cojas aire por la nariz lo dirigirás a diferentes partes del cuerpo, tensionando/estirando al mismo tiempo cada parte, para relajarla cuando sueltas el aire; repitiendo varias veces. Por ejemplo, puedes comenzar llevando el aire a la zona de la cabeza, para después seguir con el pecho (inflar), la barriga, los brazos y manos, la cadera y las piernas y pies. Siente como se estiran las extremidades a medida que entra el aire, hasta la punta de los dedos de manos y pies; o como se contrae la zona de la pelvis, para después relajarla lentamente a medida que sueltas el aire.


Esta pauta puede ayudarte a aumentar tu consciencia corporal y tu capacidad de concentración, pero sobre todo supondrá un camino para conectar con tu interior, poniendo atención plena al momento. Además de ayudarte a reducir tensiones, tras la práctica tendrás el tándem cuerpo-mente más receptivo para crear, pensar, reflexionar e identificar mejor tus emociones. ¡Disfruta de este pequeño momento para ti! Descubrirás otros ejercicios para mejorar tu calidad de vida en nuevos posts.



Un poco acerca de mí...


Educadora Social (Universidade de Santiago de Compostela, USC)

Danza Movimiento Terapeuta (Máster de la Universitat Autònoma de Barcelona, UAB)

Miembro Titular Registrado de la ADMTE (“Asociación de Danza Movimiento Terapia Española”)

Máster de Intervención en la Discapacidad y en la Dependencia (Universidade da Coruña, UDC)

Monitora en el Método de Psicoballet (Fundación Maite León, Madrid)

facebook xanzá
Xanzá Movemento eco-creativo
Teléfono de contacto: 698 19 28 29